Janus: do you pray for me?

Tony Regazzoni / Florian Sumi




Inspirándose en un vocabulario arqueológico, Tony Regazzoni muestra una visión sintéti- ca de nuestra época. Sus obras crean vínculos formales y simbólicos entre prácticas socia- les ritualizadas fantasmagóricas y los códigos de las sociedades secretas o de la vida noc- turna. En su trabajo, momentos e invenciones de civilizaciones desaparecidas, la estética, la tecnología y el liberalismo inconsciente de los años 80 y 90 se mezclan para desarrollar su propia genealogía de la humanidad. ¿Nihilismo regocijante del progreso ciego? ¿Elogio de un patrimonio histórico y moderno en el cual la energía podría ser salvadora? Mientras nuestra civilización planea su supervivencia, Regazzoni nos alerta de la probabilidad de un nal cercano.
Entre arcaísmo y ultra-modernidad, Florian Sumi desarrolla una visión del mundo por el prisma del objeto y de sus usos. Para él, el objeto fabrica una historia tanto como integra la Historia – es un receptáculo del mundo y la memoria de su tiempo. Pero el tiempo del que nos hablan sus instalaciones, sus a ches publicitarios o sus videos es del que viene. Cuestionando nuestros modos de vida a través de nociones de progreso, ecología, ciencia, biología y tecnología de ruptura, su obra plantea la necesidad de repensar la condición humana antes de que sea demasiado tarde.
Regazzoni y Sumi se conocieron en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Dijon. Después de varios años de trabajar juntos, sus prácticas evolucionan paralelamente a través de una angustia compartida: la de un mundo humano que llega al nal de un modelo. Al igual que Jano – dios romano de las dos caras, de los inicios y de los nes – uno parece resignarse a nuestra extinción, mientras que el otro propone el embrión de una esperanza probable.
Entre nostalgia y anticipación Janus: do you pray for me? propone un espacio bipolar donde se suceden las obsesiones de estos dos artistas, tratadas por el prisma del rito.
La galería queda transformada en un periplo de iniciación, y el espectro del ritual rea rma – como lo ha hecho la tradición de la performance – “que no hay origen puro del rito, del tiempo o de la identidad, sino una serie de transmisiones y retransmisiones” [1].

Violeta Kreimer
Curadora

[1] Michèle Féllous, Du rite comme œuvre : l’art contemporain, Médium, 2006